Tú. Sí. Tú.

Tú, hablarte a ti, dirigirme a ti, tutearte. La personalización es una de las estrategias más usadas para alcanzar el éxito en comunicación, ¿por qué? Quizás nuestro ego se ve alimentado con conversaciones de tú a tú, quizás porque somos muy considerados y no ignoramos a aquellos que se dirigen a nosotros o quizás porque de forma inconsciente atendemos a quien nos llama de forma individual.
La continua exposición a mensajes publicitarios masivos nos ha hecho desarrollar barreras atencionales, omitimos aquello que consideramos que se dirige a la gran masa. Tenemos ceguera publicitaria, cuando detectamos algo como publicidad tradicional difícilmente prestamos atención sólo lo haremos si estamos aburridos. Sin embargo, cuando los mensajes se centran en nosotros, cuando somos los protagonistas reaccionamos de forma casi inmediata. Es una llamada irresistible, como cuando dicen nuestro nombre por la calle, nos giramos sin pensar, es más una respuesta involuntaria que una reacción racional.
Los profesionales de la comunicación conscientes de esto han encontrado el soporte perfecto por la flexibilidad y el precio para desarrollar acciones personalizadas:  “el medio online”, especialmente las redes sociales.
En las redes volcamos información íntima sobre nosotros, nuestros amigos, nuestro día a día, nuestros gustos musicales, nuestras preferencias literarias… todos esto permite que los mensajes se afinen, y parezcan emitidos por otra persona, por un amigo o un conocido. Así es más sencillo dar en la diana, encontrar nuestros insights y activarlos.
La era en la que el producto era el protagonista ha pasado a la historia. También ha pasado a la historia la etapa en la que el protagonista era el consumidor. Ha llegado la era en la que el protagonista eres TÚ, así, en segunda persona de singular.
Ejemplos

www.elsimuladordevida.com de las Fuerzas Armadas

Facebook App para Serenatas personalizadas, Heineken.

 

Share it