4 marzo, 2013

No me toques las pelotas (descontextualización)

Oyó a sus espaldas una voz de hombre que decía con desgana: “No me toques las pelotas.” Acababa de aparcar en un rincón sobre una línea amarilla. No le gustaba hacer esas cosas pero iba con prisa y no podía estar dando vueltas o esperando a que otro coche saliese. Las palabras actuaron como un…