9 agosto, 2012

Disueltos en amarillo y negro

Aparcar en el centro de Santa Cruz es saber que a la vuelta tendrás correo. Nos referimos a esos papelitos que inundan los limpiaparabrisas y que suelen tener tres procedencias: un compro-oro, clases particulares o un chamán (esta última versión está desapareciendo). Cuando vuelves después de 8 horas de trabajo frente al ordenador, tus ojos…