Piedra y Cielo

Café, tostadas, atascos, encontrar aparcamiento, trabajo, café, trabajo, almuerzo, más trabajo, atascos, llegar a casa, gimnasio, cenar, televisión, dormir, café, tostadas, atascos… Cada día nos enfrentamos a un ritmo frenético, que nos impide pensar con claridad, que nos va robando el tiempo para nosotros mismos para construirnos, para dedicarlo a uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo: nuestro cerebro.

En la época de estudiante la lectura se integra de forma natural en nuestra cotidianidad pero a medida que nuestra vida se vuelve más compleja abandonamos este hábito por falta de tiempo o por agotamiento físico y mental.
Pero debemos preguntarnos qué efectos positivos tiene la lectura sobre nosotros y si podemos permitirnos abandonarla. Lo cierto es que la gente que más lee desarrollar y mayor vocabulario, incrementa su capacidad de expresión, es capaz de desarrollar un pensamiento más complejo, reduce el número de faltas ortográficas y sobre todo recibe mucha más información que estudia y depura obteniendo una visión mucho más rica de la realidad.
Cada palabra que leemos nos ayuda, cada texto al que le dedicamos tiempo nos beneficia, por eso nos invitamos y te invitamos a leer cada día un poco, aunque sea sólo un texto breve. Elijamos textos de calidad, que nos hagan disfrutar, que nos hagan pensar, que sean una bocanada de aire para nuestro cerebro agotado de ruido superficial.
Buscando qué podía saciar nuestra hambre de palabras y textos encontramos Piedra y Cielo, una revista digital que se define a sí misma como Revista de poesía, arte y pensamiento.
Entrar en www.piedraycielo.eu es encontrar un lugar para el esparcimiento mental, un recreo para adultos donde la palabra es protagonista. Textos de diversa índole, varios autores para ir degustando de varias sentadas.
Les dejamos un aperitivo, un poema de los dos publicados de George Herbert (1593-1633)
La Oración
Banquete de la iglesia, edad del ángel,
sacro aliento del hombre que regresa a su origen,
Paráfrasis de alma, corazón peregrino,
plomada de cristianos que sonda cielo y tierra;
alma contra el Altísimo, torre del pecador,
trueno al revés, y lanza al costado de Cristo,
el mundo de seis días transpuesto en una hora,
una suerte de canto que el ser escucha y teme;
blandura y paz y gozo y amor y beatitud,
exaltado maná, la mejor alegría,
paraíso inmutable, hombre bien trajeado,
la vía láctea, el ave del Edén, la sangre del espíritu,
campanas que se oyen más allá de los astros,
tierra de especias, algo comprendido.
Share it