Los nuevos pajaritos preñados

El crecimiento de la red social del pajarito, Twitter, no es una novedad ni mucho menos. Millones de personas usan los 140 caracteres diariamente para contar cosas relevantes y cosas menos relevantes, pero lo curioso es que esta red se ha convertido en un complemento televisivo perfecto para la apertura de debates.

Los trending topics que se observan no hacen referencia sólo a temas candentes, noticias o días de X, sino que también hacen alusiones claras a la parrilla televisiva. Hemos abandonado la monosinápsis, para entregarnos a la multitarea digital. Ya no solo vemos un programa, sino que lo comentamos a tiempo real. El espectador ya no recibe de forma pasiva el contenido, sino que lo juzga y comparte mientras lo está de deglutiendo, sin tiempo apenas para digerirlo.
Un error, una mala actuación pueden ser castigados con cientos de comentarios y hay que tener muy presente que en España, el país de la picaresca, las bromas, gags y chistes surgen sobre la marcha. En un transcurso no superior a los 20 minutos aparecen composiciones gráficas que se retwittearan por todo el territorio español. El penalti de Sergio Ramos, el tropezón y aterrizaje del rey, el maniquí copiloto… Ninguna oportunidad de reír es desaprovechada, aunque tampoco se desaprovecha la mirada crítica. Quizás esta nueva fórmula de hablar y reflexionar sobre temáticas insustanciales es la versión 2.0 de la expresión “pensar en pajaritos preñados”.

Ya lo intuía Sara Carbonero cuando erró al preguntarle a Iniesta si le habría gustado tirar un penalti: “Mañana en twitter, ese penalti de Andrés Iniesta…”. Esta red ha hecho que la actualidad “noticiosa” viva más en presente que nunca.

La tendencia es que el consumo de esta red aumente, y que se integre como una de nuestras formas habituales de comunicación, pero ¡OJO! según las teorías Lamarckistas la necesidad hace al órgano, así que si mantenemos esta doble actividad durante mucho tiempo igual desarrollamos un tercer ojo y una tercera mano para controlar a la perfección el binomio mando a distancia-teléfono/tablet . Ya nos imaginamos la próxima campaña de Afflelou, “Tchin Tchin Tchin, tu segundo par de trigafas por sólo un euro más.”

 

Share it