La respuesta

Ayer sucedió algo muy triste para todas las personas civilizadas, y aún más para los amantes del deporte. En una de las pruebas deportivas más populares del mundo se cometió un acto cruel y despiadado que se ha cobrado múltiples heridos, un gesto marcado por el odio, sin embargo pese a esta triste noticia ha surgido como siempre esa respuesta brillante y solidaria del ser humano, capaz de hacer frente a la mayor tragedia. Ante este ataque muchos participantes de la Maratón de Boston decidieron acercarse a los hospitales más cercanos para donar sangre. Después de hacer un esfuerzo agotador sacaron fuerzas para ayudar con lo poco que podían, con su sangre y tanta fueron que los hospitales comunicaron que ya tenían sangre de sobra para hacer frente a los heridos.

Y no es la primera vez que sucede, cada vez que se ataca a un colectivo donde el número de víctimas es importante las personas cercanas a ese lugar hacen lo posible por ayudar, de forma inmediata responden con los recursos que tienen a mano y se vuelcan en ayudar a los desconocidos.

Hoy es un día triste porque se ha cometido una injusticia sin embargo es un día para la esperanza porque aún existe esa respuesta íntegra y desinteresada que nos hace “humanos”.

Imagen extraída de: http://visualfactory-pic.blogspot.com.es/   (correspondiente a la Media Maratón de Santa Cruz)

 

Share it