Feliz Último Año Nuevo !!!

Ahora que por fin ha entrado el 2012 muchos miran hacia el cielo esperando ver caer los primeros meteoritos. Quizás los haya también que se llevan la mano a la garganta imaginando que su incipiente gripe pueda ser en realidad la amenaza de un virus mortal que destruirá a la raza humana. Los hay incluso que esperan la llegada de una nevada definitiva, una ola gigante, o un rayo extraterrestre que nos fulmine para siempre y deje en el sistema solar una estela de cenizas terrestres. Tal ha sido la influencia de las supersticiones más imaginativas que han dado a creer que por una profecía maya (que en realidad ni es profecía ni es nada) el mundo terminará el 21 de diciembre de este presente 2012. El astrobiólogo de la NASA David Morrison, un experto de renombre mundial en el sistema solar, nos cuenta en un artículo publicado en la web astrosociety.org, titulado “Doomsday 2012, the Planet Nibiru, and Cosmophobia” el origen de todas estas teorías castastrofistas que se empeñan en exterminar a la humanidad. Según nos cuenta Morrison, el origen de la extraña predicción de que la Tierra estallará en diciembre de 2012 se sitúa en los libros de ciencia ficción sobre la civilización mesopotámica del escritor Zecharia Sitchin (The Twelfth Planet, 1976). Sus historias hablan de Nibiru, un planeta supuestamente descubierto por los sumerios que orbita alrededor del Sol cada 3.600 años. A raíz de esta fantasía, un mentalista aseguró en su día en su web Zetatalk que los habitantes de un planeta que gira alrededor de la estrella Zeta Reticuli la habían advertido de que el Planeta X o Nibiru iba a chocar contra nosotros en 2003. Como obviamente no sucedió nada, la hecatombe la trasladó a diciembre de 2012. Mucho más tiempo para vivir del cuento. Curiosamente, no ha sido hasta hace poco que estas fábulas se han relacionado con el hecho de que el calendario maya finalice en el solsticio de invierno.

Páginas, blogs y foros se han llenado de comentarios y artículos acerca de Niburu y de cualquier otra teoría, a cual más absurda, como la que asegura que un agujero negro en el centro de la Vía Láctea se alineará con la Tierra y la succionará. Pero al margen de los que viven del miedo de la gente, existen otros muchos que se lo han tomado a broma y han hecho de este hecho un motivo más de celebración. La publicidad y el diseño, como no podía ser de otra forma, han sido abanderados de esta idea de convertir el miedo en risa. Véase si no el anuncio del nuevo Axe Final Edition 2012, que con su habitual tono sexi crea una parodia admirable.
También es interesante el movimiento que ha suscitado en Rusia este tema. Hace unos meses descubrimos que un grupo de ilustradores rusos habían creado el “calendario de fin del mundo”, en el cual, la página de cada mes era diseñada por un artista diferente y contaba una visión diferente del fin del planeta. Pero también hace nada nos llegó la imagen de la botella que encabeza este artículo y que es el regalo de empresa con el que el estudio de diseño StudioIN obsequiaba a sus amigos y clientes. Siguiendo la misma línea, en las etiquetas se enumeran las circunstancias más populares que harían que le pusiéramos punto y final a nuestra existencia.

Calendario del Fin del Mundo:

Vino Happy Last New Year 2012 (StudioIn):
Fuente: Guns Serif
Share it