El sexappeal de la fruta

El otro día comentábamos en Mínima que hay frutas que tienen más sexappeal que otras. Parecerá una tontería pero todos coincidíamos en que había frutas que apetecían más y otras que resultaban aburridas.

Quizá sea porque hay frutas a cuyo sabor nos hemos acostumbrado como la manzana y la pera, quizá por tenerlas toda la temporada las encontramos comunes y eso nos lleva al desinterés. Sin embargo, estamos seguros de que existen manzanas y peras de excelente calidad que nos harían volver a amar estas frutas con sólo mirarlas. Quizá dónde compramos la fruta también es motivo de reflexión.

De cualquier forma, en el top 10 del sexappeal frutero se impusieron las frutas de temporada con especial inclinación por las ciruelas y los mangos y mangas. Es curioso que tengan un color parecido y que en la boca generen una sensación muy fresca. También se nombraron las frutas veraniegas, el melón y la sandía y la forma en que las comemos en la intimidad, dejando un rastro en nuestros cachetes.

Los fresones tienen mucho éxito entre el equipo, para comerlos solos, con azúcar, con nata o en batido. Ese color rojo brillante hace que sea una fruta casi hipnótica.

Llegamos a la conclusión de que entre las frutas más prácticas destacaba el plátano, fácil de transportar, fácil de comer y sabroso, una buena opción para desayunos en la oficina.

Tirando a sabores más canarios los higos picos triunfaron, considerándose auténticos manjares aunque todos evitábamos pelarlos.

Al final tanto hablar de fruta nos entraron unas ganas locas de comernos una macedonia. ¿Y a tí, no te parece una buena forma de acabar una comida?

Imagen extraída de www.extrafondos.com

 

Share it