El espejo

Es curioso que cuando nos hablan de descubrirnos a nosotros mismos, de conocernos a la perfección, nos inviten a mirarnos en el espejo.

El espejo es un gran mentiroso, no nos devuelve una imagen real de nosotros mismos. Nos devuelve un reflejo, invirtiendo nuestro lado izquierdo en el lado derecho. De hecho aquellas personas que vivieron sin fotografías o de las que nadie pintó un cuadro y sólo se enfrentaron a espejos y reflejos de agua, jamás supieron como eran realmente.

Las caras más simétricas salen mejor paradas, son una reproducción más fiel de la realidad, sin embargo, aquellas personas con caras asimétricas se topan con una versión de sí mismos que poco se parece a lo que percibe el resto del universo.

En fin, que el espejo, como cualquier otro objeto del planeta, no es capaz de arrojar una verdad absoluta.

Imagen extraída de google.es

Share it