El amante de las curvas

Fernando Botero, Bailarines de Tango, 2000

Dice la Wikipedia, ese página que casi todo lo sabe, que Fernando Botero es un pintor, escultor y dibujante colombiano y que nació en Medellín, allá por el 19 de abril de 1932. Sin embargo, este hombre antes que todo eso es algo más, es el mayor amante de las curvas del mundo, quizá incluso del universo.

Es el ser humano que mejor sabe utilizar las formas redondas y sinuosas y componer con ellas todo un universo atractivo y único.

En el mundo del diseño se habla mucho del círculo como la forma perfecta, como el elemento geométrico más atractivo para el ojo humano. Pues Botero lo domina, lo utiliza a placer, lo ha convertido en parte de su mirada. Aplica redondeces en territorios dominados por cuerpos ligeros, delgados, casi etéreos.

Entra en escenas de Tango y pone a bailar a una pareja contundente que ocupa todo el espacio del lienzo. Y sin embargo, no dejan de ser elegantes, sentidos, armoniosos.

Fernando Botero, Bailarines de Tango, 2000

Crea un pájaro redondo, rompe su aerodinámica, la estructura que da sentido a su capacidad de volar, lo transforma. Y sin embargo, ese pájaro sigue ahí, sobrevive a su metamorfosis.

Fernando_Botero,_Bird_(1990),_Singapore_-_20040616

Nos presenta un cristo redondo. Mantiene sus costillas, su barba, su sufrimiento, pero es redondo, su cuerpo es generoso y amplio. Su gesto es serio, duro, pero se enmarca en un cuerpo amable, cercano. Es un nueva forma de mirar a un hombre conocido, un icono mil veces repetido.

botero_contenido02

Fernando Botero sufre de algo que muchos llaman estilo, y  en realidad es un caso típico de enamoramiento, en su caso de una forma.

Fernando_Botero_2

 

Imágenes extraídas de Wikipedia y Google.

Share it