Corto, muy corto

Hay un género de creación que nos fascina, quizá porque estamos acostumbrados a crear piezas sintéticas, algunas que caben en un faldón y otras que deben encajar en 20 segundos, sea por lo que fuere los microrrelatos nos tienen enamorados. Esas pequeñas historias breves, concisas y sorprendentes son toda una delicia y demuestran que cualquier soporte puede trabajarse con creatividad.

Estas historias son un reflejo de nuestra forma de consumir, impulsiva, caótica, frenética. Apenas tenemos tiempo para sentarnos y centrar nuestra atención en relatos complejos y profundos por eso celebramos que el ser humano haya sido capaz de adaptarse sin renunciar a la calidad. ¡¡Bravo señores creativos, buen trabajo!!
Para los amantes del terror con prisas:
Uno de los pioneros de los microrrelatos escritos, Monterroso y su dinosaurio
                             Imagen extraída de lenguasatnaana.blogspot.com
El relato de muchos lunes:
Luis Felipe Lomelí resumió la historia de un emigrante en dos frases:
– ¿Olvida usted algo? – ¡Ojalá!
Los reyes de los relatos breves son los dibujantes de viñetas, capaces de cerrar en un sola imagen toda una historia, como esta de Erlich:
Como dice la sabiduría popular, lo bueno si breve dos veces bueno.
Share it