Actores y categorías

Resulta muy difícil definir qué te convierte en un buen intérprete, cuál es esa característica que te hace sobresalir del montón y convertirte en una grata excepción. A veces consideramos que un actor es genial porque nos cae bien, porque tiene esa gracia o atractivo natural que nos hipnotiza, ¿pero es eso suficiente? ¿o estamos sufriendo un amor nacido de la empatía?

Lo cierto es que algunos rasgos de la personalidad de los actores nos ganan de antemano. Percibir algo que nos gusta nos predispone a tener una opinión positiva, pero lo que es parte de una actuación genial para algunos para otros es desastre absoluto. Los poco iniciados en el arte de la cinematografía, el teatro o la interpretación escogemos a nuestros actores favoritos atendiendo a lo que nos hacen sentir, a esa sensación con la que nos quedamos al finalizar una película. Si vemos algún rasgo que nos gusta consideramos que hay una gran actuación de por medio. Pero hay tantos gustos como tipos de intérpretes, tenemos a:

Los tíos de rostro impasible, cuyo registro es limitado pero efectivo.

Bill Murray

El duro de Clint

Los buscadores de sonrisas:

Goldie Hawn, la rubia más simpática

Charles Chaplin, el genio

Los histriónicos

Anjelica Huston, la mujer de las mil caras

Jack Nicholson, el extremo

La sobriedad hecha persona

Meryl Streep

Jodie Foster

¿y tú? ¿cuál es tu debilidad?

En Mínima, entre los diseñadores triunfan los que tienen capacidad de metamorfosis física como Adrien Brody o Christian Bale. Los de cuentas tiran más por los Morgan Freeman, esos secundarios que le dan el puntito a la peli. ¿y tú?

Imágenes extraídas de google.

Share it